... ... ... ... Rhapsodia: Utgard Loki ... ...

domingo, 19 de octubre de 2008

Utgard Loki

Thor & Utgard Loki
No, no es Loki el dios del engaño, aunque compartan parte del nombre.
Era un gigante que estaba a cargo de la fortaleza de los gigantes, en Joturheim, la tierra dónde vivían los tios estos, rodeados de nieve y hielo.

Cuenta la leyenda que Thor y Loki (el dios del engaño) estaban de viaje junto a dos ovejas. Tras caminar mucho, pararon en una casa dónde vivía una pareja de granjeros.
De cena cogieron las dos ovejas, Thor les dijo de no dañar los huesos, pero de poco sirvió, el hijo del granjero rompió uno, aunque Thor no se dio cuenta. Al acabar de cenar juntaron todos los huesos de las dos ovejas y las cubrieron con la piel.

Al día siguiente las dos ovejas estaban vivas, pero una cojeaba por el hueso roto. Thor se enfadó mucho y miró al granjero con odio, este se acojonó y para que le perdonara le dijo que tenía a sus hijos para lo que quisiera.

Thor se llevó a su hijo e hija como esclavos y siguieron de viaje.

Cuando llegaron a Joturheim se refugiaron en una cueva, pero por la noche empezaron a oír ruidos raros y la cueva se movía, les dio yuyu y se resguardaron en una especie de celda, donde continuaron oyendo esos ruidos...

Al amanecer salieron y vieron a un gigante sobando, se dieron cuenta que los ruidos que oyeron por la noche eran los ronquidos de él, que la cabaña era en realidad un guante y la celda, un boquete que tenía el gigante en el pulgar.

El gigante despertó y se presentó, les dijo su nombre (no me acuerdo) y les propuso acompañarle. Aceptaron y se fueron con él.

Como les quedaba poca comida, el gigante les dijo de juntarla toda en una misma bolsa, y así hicieron (y parecían tontos).
Al anochecer, Thor intentó abrir la bolsa de la comida, pero no pudo quitar el nudo. Del cabreo se acercó al gigante y le arreó un martillazo. El gigante se despertó y preguntó si es que le había caído una hoja encima... Thor se quedó perplejo al ver que no le había hecho nada. El gigante les preguntó si habían comido ya y si se iban a dormir. Les abrió la bolsa de comida y tras cenar, se fueron a dormir.

Por la noche el gigante roncaba haciendo temblar el suelo. Thor se levantó y para hacerle parar le volvió a dar un martillazo, con más fuerza, clavándole medio martillo.
El gigane se desepertó y preguntó si es que le había caído una bellota encima... Y se volvió a dormir.

Cuando Thor vio que estaba de nuevo dormido, le volvió a golpear con toda su fuerza, clavándole el martillo hasta el mango. El gigante despertó y preguntó si se le había caído encima alguna ramilla. Al ver que Thor estaba delante suyo despierto, se levantó y emprendió el viaje.


Llegaron hasta una fortaleza enorme, entraron pasando entre los barrotes y fueron hacia el que mandaba allí, Utgard Loki.
Al verlos les propuso de ganar en varios retos. Como lo dijo en tono burlesco, aceptaron.

La primera prueba consistía en a ver quién comía más rápido que uno de sus siervos. Loki se ofreció voluntario y empezó a comer, cuando acabó, el otro ya se lo había comido todo, platos y cubiertos incluidos.

La segunda prueba consistía en una carrera de tres vueltas contra otro siervo de Utgard Loki, esta vez participó el hijo del granjero, pero cuando iba por la mitad de la primera vuelta, el otro ya había acabado.

La tercera prueba era sobre quién sería capaz de beberse un cuerno de ron de un trago. Como Thor tenía sed aceptó, y le dio un gran sorbo. Al mirar el cuerno se dio cuenta que la cantidad de bebida apenas había disminuido. Y lo volvió a intentar, pero no disminuía la cantidad... Cuando no pudo beber más devolvió el cuerno, algo mosca por no haber podido bebérselo todo.

Utgard empezó a burlarse de ellos por no ser capaces de competir en sus juegos y volvió a retarles, de a ver quién sería capaz de levantar a su gato.

Thor aceptó para hacerle callar, puso la mano en el vientre del gato e intentó levantarlo, pero solo logró que el gato levantara una pata.


Utgard volvió a burlarse de Thor y este, como estaba hasta los huevos, le retó a una pelea. Utgard lo veía tan poca cosa que le envió a una abuelita a que luchara contra él. Pero por más que lo intentaba no podía abatirla, hasta que la abuela lo derribó.


Como era ya de noche Utgard les dijo que durmieran allí. Al día siguiente, cuando se marchaban, los acompañó hasta fuera de la fortaleza, y les dijo que no volverían a ir allí porque eran un peligro para los gigantes.
Al preguntarse por qué, Utgard les contestó que él en realidad era el gigante que los había acompañado y provocado alucinaciones: los golpes que daba Thor cuando el gigante dormía, en lugar de su cabeza eran montañas que ahora no eran más que hoyos (de los golpes que le arreó); en el primer reto Loki no pudo vencer porque compitió contra el Fuego, que lo había desintegrado todo; en las carreras nadie podría haber vencido porque el contrincante era el Pensamiento; el cuerno del que bebió Thor estaba conectado al mar; el gato para levantar era en realidad Jormundgander y en la lucha, la anciana en realidad era la Vejez, por lo que era imposible de vencer.

Tras escucharlo Thor se volvió para destrozar la fortaleza y a Utgard, pero habían desaparecido.
Utgard hizo un hechizo para que no pudieran volver a ir a ese lugar.


FIN.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.