... ... ... ... Rhapsodia: El laberinto del Minotauro (1/2) ... ...

viernes, 1 de octubre de 2010

El laberinto del Minotauro (1/2)



Va siendo hora de hacer una entrada no-parida.
No creo que haya alguien que no conozca esta parte de la leyenda, pero bueh.



Cuenta la leyenda que el Rey de la isla de Creta, Minos, le pidió a Poseidón (Neptuno, el dios del mar) algo muy molón para hacerle una chachi ofrenda como señal de respeto. Por eso le envió un toro blanco muy supercool. A Minos le gustó tanto que lo coló en su rebaño personal y en la ofrenda usó a otro, con la esperanza de que Poseidón no se diera cuenta.

Pero como el dios del mar no es tonto, para vengarse de tan inusitada falta de consideración y avaricia, hizo que la esposa de Minos tuviera un desmesurado deseo sexual por el toro blanco.
Así que la mujer le pidió al gran arquitecto Dédalo que le construyera un cachivache para poder zumbarse al toro, y eso hizo. Del fruto zoofílico entre ambos nació lo que se conoce como Minotauro.

El bichejo fue creciendo y volviéndose cada vez más esquizofrénico, y aunque tan solo le entraba hambre cada X años, al alimentarse únicamente de humanos cuando le apetecía sembraba una buena carnicería, equiparable a la que hizo Miyo en Higurashi, pero con más sangre y destripamientos de por medio.


Minos le pidió a Dédalo que construyera un laberinto para encerrar al Minotauro en él, y a Heracles (Hércules) para que lo capturase.   
Hecho todo esto el Rey de Creta encerró a Dédalo junto a su hijo Ícaro en una torre. La versión oficial de ello según Minos fue para que los entresijos del laberinto no se pudieran saber (y así evitar que quien entrase pudiera salir), pero todos sabemos que su verdadero motivo fue por haberle fabricado el cachivache zoofílico aquel a su mujer.




Como los soldadetes de Minos tenían bajo estricta vigilancia los barcos que salían de la isla y los alrededores de la torre, Dédalo decidió crear unas supermegachachiguachis alas con cera, para salir de allí volando.

En cuanto terminó de crearlas se largaron, sintiendo el viento, cruzando el mar, dando piruetas… Ícaro, que se sentía como si estuviera en un anuncio de compresas, fue aumentando su altitud, pasándose por el forro las advertencias de su papi. No tardó mucho en que sus alas empezaran a derretirse, por lo que incapaz de volar, cayó al mar y pasó a mejor vida.


Dédalo llegó sano y salvo a Sicília, hizo un altar y una ofrenda a Apolo, siguió huyendo porque Minos lo persiguió de ciudad en ciudad (hasta que lo mataron las hijas de otro rey), intentó matar a su sobrino, blablabla, lo típico. Pero eso es otra historia y de momento he terminado.


To be continued.


9 comentarios:

  1. ¡Qué se zumbó al toro!. Hace falta valor.
    Y una comparación muy precisa con Takano Miyo xD.

    ResponderEliminar
  2. La zoofilia existe desde tiempos inmemorables.

    ResponderEliminar
  3. Seguro que esto no es un articulo parida, aunque lo que mas me ha hecho gracia es que hablemos de "version oficial" cuando es una historia de dioses griegos

    ResponderEliminar
  4. [Juanjoxp]
    Y tan parecidos, tanto el Minotauro como Takano, ambos salieron de una mente enferma xD

    [Mr. Angelu]
    Sobretodo en la mitología, cualquier cosa les servía de excusa.

    [Yonkykong]
    Me alegra ver que pillaste la coña xD

    ResponderEliminar
  5. Con la mitología griega se podría hacer una mega peli porno con zoofilias, violaciones, orgías y demás exquisitices -__-

    Conocía parte de este mito, al menos la parte "famosa"

    Continuará? Venga!

    ResponderEliminar
  6. "Ícaro, que se sentía como si estuviera en un anuncio de compresas"

    Casi puedo visualizar al tipo volando feliz y despreocupado.

    M esé el final, pero me gusta tu versión de la historia

    ResponderEliminar
  7. Lo de Ícaro con las alas de cera es muy sonado, pero nunca lo relacioné con Minotauro. Siempre pensé que la cera es consistente y pesa... ¿Cómo narices pueden volar con unas alas rígidas y pesadas? O_O.

    Bueno, añadiendo la zoofilia y lo del cachivache... los que inventaron las leyendas en su época o tenían mucha imaginación o estaban muy aburridos jeje.

    Pues yo no sé cómo termina, así que espero con ansias la segunda parte (supongo alguien muere, ¿ne? ¿ne?).

    ResponderEliminar
  8. En mis años mozos me tocó estudiar, entre otras, la cultura griega, y reconozco que sus dioses me horrorizaban.
    Intentaba no ser demasiado estrecho de miras, pero es que eran la personificación de los peores vicios humanos.
    Raro era toparse con alguno que no practicase la pederastia.
    Estas cosas me dan bastante repelús :S
    Pero no se qué es peor, si eso, o intimar con un toro.
    Es que ni en las pelis de gore a mansalva, vamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego imaginación no les faltaba.

      Eliminar

Con la tecnología de Blogger.